Dipolcar y Lopresti contra el gobierno

Interferencia revela estrategia de Carabineros para hacer caer al gobierno de Boric

Investigación del medio electrónico Interferencia señala que general Luigi Lopresti -cabeza del órgano represivo del pueblo Dipolcar- entrega informes de inteligencia policial parciales al ministerio del Interior e informa antes a las ex autoridades del gobierno de Piñera, parte de la estrategia sediciosa comtra los que el propio general ha denominado “enemigos morales y políticos”.

«Estaba convencido de que con la llegada de Apruebo Dignidad al poder, no sólo corría peligro la continuidad de Carabineros como institución, sino que en lo inmediato su carrera policial estaba terminada. Cuando unas semanas después, el 4 de enero de este año, Cíper reveló que Lopresti había sido uno de los oficiales a cargo de espiar a los líderes estudiantiles durante las protestas de 2011 -entre ellos a Gabriel Boric, Camila Vallejo y Giorgio Jackson- el general estaba seguro que, a más tardar en marzo, cuando estos mismos entrarán triunfantes a La Moneda, pasaría a retiro».

El medio Interferencia dio a conocer durante el fin de semana una nueva investigación que revela cómo Carabineros trabaja para perjudicar al gobierno en funciones, noticia que llega en medio de un fuerte cuestionamiento contra esta institución, responsable de violaciones a los DDHH durante el estallido social y, recientemente, de una serie de «inacciones» que han permitido a delincuentes asesinar personas en marchas, mientras Carabineros pareciera proteger a los agresores. A esto se suma la percepción de aumento de la delincuencia, con procedimientos incomprensibles como el que costó la vida recientemente a un funcionario. ¿A quién beneficia todo esto?

Según escribe Interferencia en su nota publicada el 21 de junio, hay indicios de que la Dipolcar, cumpliendo órdenes emanadas por su director, ha estado en una campaña por obstaculizar al gobierno:

“El perfil político de la oficialidad (de la Dipolcar) está muy marcado, es muy de derecha, pero de una derecha de los años 60 y 70 que ve enemigos políticos en todos lados”, afirma una persona que conoce el proceso de elaboración de documentos de inteligencia. “Y este gobierno está en riesgo de que le informen mal o le informen tarde”.

«Según un funcionario policial que conoce a varios integrantes de la plana mayor de la Dipolcar, “la estrategia del general Lopresti es aumentar la percepción de ingobernabilidad y para ello su táctica es dejar de hacer, ocultar informes, relajar la guardia, una suerte de huelga de brazos caídos en temas sensibles”. Se trata de cosas que, de todos modos, son muy difíciles de comprobar. ¿Cómo saber si los informes que Lopresti entrega en las reuniones semanales que tiene con personeros del Ministerio del Interior ocultan información o no entregan toda la información?»

“En las reuniones de la ANI (Agencia Nacional de Inteligencia) nunca informábamos de todo lo que sabíamos, y supongo que las tres ramas de las fuerzas armadas tampoco lo hacían”, asegura una fuente consultada. También recuerda que incluso en el gobierno anterior de Piñera, en las reuniones del alto mando de esa dirección para discutir qué información se entregaba, la pregunta siempre era: “¿Qué no vamos a entregar esta vez?”.

«Y cuándo alguien preguntaba por qué no, la respuesta era siempre la misma: “Para la próxima”. Pero hay algunos hechos que llaman la atención y parecen dar sustento a las denuncias internas. Por ejemplo, la Dipolcar ya no hace los patrullajes nocturnos en torno a las residencias particulares del Presidente y de la ministra del Interior. Era una práctica no oficial que existió durante años, tanto en los gobiernos de Piñera como los de Bachelet, pero que desde marzo de este año ya no se realizan. “La rutina era que los agentes de la Dipolcar llegaban en cualquier momento de la noche, conversaban con la guardia policial, era parte del programa nocturno pasar por esos dos domicilios, pero ya no se hace”, afirma un funcionario al tanto de ello. En este contexto, llama la atención que el actual Presidente ha sufrido más brechas de seguridad que cualquier otro mandatario en los últimos 30 años. El 14 de mayo pasado, un escolta de Boric fue secuestrado en San Miguel, recibió un disparo en su brazo derecho y después fue abandonado por los desconocidos en la comuna de Colina, a unos 30 kilómetros de distancia».

«Tres días después hubo una balacera en el barrio Yungay, a pocas cuadras de la casa de Boric, en la que resultó muerta una mujer y hubo dos heridos. Con todo, distintas fuentes de Carabineros aseguran que se trata de una política que se circunscribe a la Dipolcar y no a toda la institución. Es más, muchos altos oficiales de distintas reparticiones coinciden en que el Director General, Ricardo Yáñez, tiene una relación fluida con La Moneda y que la disminución de las protestas y movilizaciones sociales, que atribuiría al hecho de que la centro izquierda está en el poder político, le ha permitido un respiro a la institución».

Reportaje completo acá