Bases socialistas realizan congreso autoconvocado

Congreso autoconvocado del PS: bases buscan terminar con élite neoliberal del Partido

Denuncian el actuar errático de la actual cúpula del Partido en las recientes primarias de Unidad Constituyente y acusan que se trata de una “casta dirigente” que solo responde a los intereses del poder económico.

Los resultados de las primarias de Unidad Constituyente fueron la gota que rebalsó el vaso. Las bases del Partido Socialista (PS), quieren recuperar una línea de izquierda para el PS que esté en consonancia con los cambios recientes en Chile y terminar con la era de la actual dirigencia, que ha llevado a la tienda de calle Paris a posiciones más bien cercanas al neoliberalismo y la derecha. 

Es por ello que desde las 10 AM de este sábado 4 de septiembre se realizará el 1er Congreso Autoconvocado del Partido Socialista, a fin de que sean las propias bases las que decidan el futuro del Partido. “Actualmente el PS está controlado por una casta dirigente, que no hace más que responder a los intereses del poder económico. Esto no se condice con las aspiraciones expresadas por el pueblo de Chile desde el Estallido Social, ni tampoco con la inspiración de izquierda que dio origen a éste, el Partido de Salvador Allende”, asegura Cecilia Toro, una de las voceras del movimiento insurgente partidario que se hace llamar “Frente Socialista Popular”.

Según explican, la primaria de Unidad Constituyente en la cual fue derrotada Paula Narváez -cuya candidatura denuncian fue decidida entre cuatro paredes y sin consulta a las bases- demuestra el actuar errático de la actual dirigencia. “Paula Narváez no fue nuestra candidata, sin embargo  lamentamos su derrota, ya que deja aún más debilitado el liderazgo del Partido en nuestra sociedad. Hay un claro desgaste de la cúpula dirigente, lo que nos obliga como bases, a buscar una renovación profunda del PS”, señaló Enzo Varens, vocero del Frente Socialista Popular. 

Los representantes del movimiento que está integrado por cientos de militantes de todo el país, señalan que no es posible seguir aceptando a una dirigencia que es capaz de usar el nombre de Salvador Allende para su conveniencia, mientras lo que realmente hacen es negociar a espaldas del pueblo con quienes provocaron su muerte el 11 de septiembre de 1973. Todavía más, militantes como José Miguel Insulza -señalan- no tuvieron problema para defender al mismo Pinochet cuando fue detenido en Londres, mientras el mundo entero condenaba la figura de terror y genocidio que representaba el dictador chileno.  

“Como militantes no queremos que el Partido Socialista pase a la historia de la política chilena como un partido penetrado por los valores del capitalismo salvaje. Nosotros somos socialistas comprometidos con los principios del Partido, y nuestros objetivos tienen que ver con generar alianzas que nos lleven hacia la Izquierda, hacia el encuentro y coherencia con los valores del partido y no hacia la derecha”, concluyó la vocera Cecilia Toro.