Hasta siete horas esperan niños en urgencias

Hospital Exequiel Gonzalez Cortés denuncia colapso por falta de personal

Hasta 7 horas de espera deben hacer los niños que llegan a Urgencias del Hospital Pediátrico Exequiel Gonzalez Cortés, destinado a la población de la zona Sur de la Región Metropolitana. La grave falta de personal, sumada al incendio del Hospital San Borja Arriarán, tienen al establecimiento absolutamente colapsado. La mesa directiva de Fenats Nacional denuncia las graves condiciones en que están atendiendo y la nula respuesta de parte de las autoridades.

Con una dotación, a todas luces, deficiente, este establecimiento no da abasto para cubrir las necesidades de San Miguel, donde se emplaza y menos, para recibir a los pacientes que hoy llegan desde otras comunas como Puente Alto, Santiago Centro, Melipilla, Chimbarongo, etc. 

Braulio Muñoz, secretario de Fenats Nacional del Hospital Exequiel Gonzalez Cortés, señala que «actualmente funcionamos con 8 técnicos, 3 enfermeras, 2 auxilires y 3 administrativos; con urgencia dental solo diurna y con una caseta de carabineros vacía. No es posible dar una buena atención con 2 técnicos, cada 30 pacientes hospitalizados. Estamos colapsados, hemos llegado hasta las lágrimas, pero las autoridades no escuchan».

«La dirección del hospital solo escucha referencias ministeriales, no considera la realidad de lo que está pasando. Cortaron los recursos para los honorarios que servían de apoyo, en momentos en que los virus y problemas respiratorios de los niños están generando cientos de consultas y hospitalizaciones de complejidad», agregó.

El ausentismo, por licencias médicas complica aún más la situación; los trabajadores dicen que la carga laboral les ha provocado serios trastornos de salud, sobre todo, mental y que la dirección, en lugar de buscar soluciones, los persigue y amedrenta. Los dirigentes del establecimiento señalan que vienen denunciando la falta de personal desde 2017, sin respuesta favorable.  Durante fiestas patrias, se vieron obligados a cerrar una unidad de hospitalizados, porque no tenían cómo atender a esos niños.